Caniche o poodle

El caniche (o Poodle como es su nombre en inglés) es una de las razas más populares y queridas de perro y seguramente conocemos a alguien que haya adoptado a uno de estos peludos pero, ¿conocés su historia?

Si bien su exacto lugar de origen es algo discutido, lo cierto es que esta raza desciende del Barbet francés con quien comparte ciertas características hasta el día de hoy. Por otro lado, la palabra “caniche” proviene del francés “cane” nombre que se le atribuye a la hembra del pato y ciertamente, en principio, esta raza fue utilizada para la recolección de aves acuáticas que eran cazadas, es de allí que se la considera una raza de agua.

A partir del Renacimiento, los caniches fueron apreciados por su belleza e inteligencia y pasaron a ser perros exclusivos de aristócratas y nobles por lo que era muy común su presencia en las cortes europeas como animales de compañía. Junto con esto, comenzaron también a surgir preocupaciones estéticas en cuanto a la raza y, paulatinamente, se los fue desprendiendo de su pelaje protector para comenzar a innovar en cortes de pelo que hicieran lucir su apariencia. Además, a los cachorros se les comenzó a cortar el rabo y también surgieron nuevos tamaños que al día de hoy son aprobados como ser estándar, miniatura o toy.

En cuanto a la apariencia general de la raza, sus rasgos más distintivos son el pelo rizado, fino y suave, ya sea ensortijado o en forma de mechones. Los colores en los que se presentan son sólidos: negro, blanco, marrón oscuro, gris o leonado uniforme, que puede ir desde un pálido rojizo hasta el anaranjado (conocido como apricot).

 

Poseen un cuerpo firme, sólido y bien proporcionado que puede variar en tamaño de acuerdo a la variedad. Los caniches grandes miden de 45 a 60 cm, los medianos de 35 cm a 45 cm, los enanos de 28 a 35 cm y el toy de 24 a 28cm.

En cuanto a su personalidad, los poodles se distinguen por ser excelentes compañeros, muy fieles y protectores. También lo hacen por ser perros sumamente inteligentes a los que se les puede enseñar e incluso entrenar.

 

Su andar ligero y en pequeños saltitos los hace además muy pintorescos y les da un aspecto tierno y cariñoso. Además esta raza no es agresiva y si, en cambio, muy juguetona por lo cual es una excelente opción para familias con niños.  

La expectativa de vida de los caniches es bastante alta, con una media de doce años para la variedad grande que, en el caso de la variedad toy, puede  extenderse hasta los veinte años.

Es importante destacar que si bien es una raza muy atractiva para ser parte de nuestra familia es importante no promover la crianza desmedida de estos animales comprándolos. Detrás de ese cachorro tan lindo y pomposo que hay en una vidriera existe una madre explotada hasta sus últimos días y utilizada como una maquina reproductora. Por eso adopta y salva una vida. Los amigos no se compran.

Fuente: wikipedia.org, FCI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *